Parque Natural Sierra de Guara

sierra de guara

Parque Natural Sierra y Cañones de Guara

sep
LA MECA DEL BARRANQUISMO

El Parque Natural de Sierra y Cañones de Guara es un importante sistema kárstico, creado por la acción del agua sobre la piedra caliza. Cuevas, simas, galerías, dolinas, surgencias y manantiales, e imponentes paredes verticales son el resultado de millones de años de erosión fluvial. Guara es un mundo único por la belleza de sus gargantas y barrancos y un paraíso para los amantes de los deportes de aventura, como el barranquismo o la espeleología.

Los barrancos y cauces laterales que aportan sus aguas al Río Vero, han convertido este enclave natural protegido en uno de los lugares de mayor relevancia y afluencia para barranquistas de toda Europa y reconocido en el mundo entero. El Basender, el Formiga o “los oscuros del Balcés”, son auténticos santuarios para los practicantes del barranquismo, que acuden de forma autónoma o con la asistencia de empresas de aventura especializadas. Pero su aislamiento y particularidades naturales, también hacen de este entorno un punto de riqueza medioambiental y belleza natural incorrupta, que pocos lugares turísticamente explotados pueden conservar.

Un entorno apto para la práctica del senderismo o la observación de aves rupícolas como el buitre leonado, el quebrantahuesos o la mismísima águila real. Además de estos atractivos y el reconocimiento como Parque Natural, la Sierra y cañones de Guara también abarca el Parque Cultural del Río Vero , gracias a la presencia de pinturas rupestres en sus cuevas y oquedades. Estas pinturas, pertenecientes al arte levantino del Arco Mediterraneo, han sido catalogadas, protegidas y reconocidas como Patrimonio Mundial por la Unesco.

El Centro del Arte Rupestre de Colungo es un importante punto de interés para descubrir el arte rupestre y acceder en visitas organizadas a algunos de estos enclaves prehistóricos, donde el hombre se instaló por primera vez al pie del Pirineo. A todo esto, cabe añadir la imponente belleza de algunos los núcleos de población, que salpican el paisaje con un patrimonio arquitectónico que guarda la esencia más pura del Pirineo.

Rutas senderistas más conocidas:


- Molino de Lecina
- Ermita de San Martín
- Cobachos de Barfaluy
- Dolmen Caseta d’as Balanzas